«El mejor cole del mundo» palabras de mi hija. Y es que desde que llegamos a Giner hace casi 3 años, jamás ha dicho no quiero ir al cole y eso para nosotros es la mejor forma de saber que elegimos bien. Ella está feliz y nosotros más.

El cole tiene unos espacios exteriores en los que dan ganas de quedarse horas y horas y allí los disfrutan mucho, ya sea en los tiempos de juego libre o durante las miles de actividades que hacen.
La metodología es a través de las experiencias y el juego, así que aprenden caso sin darse cuenta. Educan en valores y respetan los ritmos de cada niñ@ en todas sus facetas. Y la comida es casera de Toñi además de saludable y está riquísima.

Es un cole en el que se está como en casa y eso le aporta un valor añadido a cada cosa que se hace. Gracias seños por todo lo que le dais a nuestr@s niños y niñas cada día.

Ir al contenido