Estamos muy contentos por haber elegido esta escuela de educación infantil para nuestra niña. Una escuela grande, con zona de juegos tanto al aire libre como techada.

Una comida casera elaborada allí mismo, en el que cuidan todo al detalle y sobretodo muy pendientes de aquellos niñ@s con alguna alergía alimentaria. Las profesoras super cariñosas y su metodología de enseñanza es exquisita. Juntan la teoría con la práctica, lo que hace que aprendan muchísimo mejor.

Y por último y no menos importante, la participación que tienen todas las familias con el centro a la hora de ayudar tanto en el proyecto anual, como en el día del huerto, excursiones, etc. etc., a nuestros peques les gusta vernos allí con ellos haciendo sus cositas. Gracias por tanto.

Ir al contenido