Como antigua alumna de este centro no tuve la menor duda en traer aquí a mi hijo, pude vivir en primera persona lo que Giner significa en los primeros años “escolares “de nuestros pequeños, los más importantes sin duda, de lo que se ve (espacios naturales, abiertos, arenero, columpios, huerto, rocodromo, piscina de bolas…) poco se puede añadir, y de los beneficios que supone para los niños (en lugar de patios de cemento) tampoco hay mucho más que decir, pero cabe destacar lo que no se ve y también es de vital importancia, el respeto por los ritmos individuales de cada pequeño (como la retirada del pañal por ejemplo) respetados y acompañados en todo momento, cada niño y niña es tratado como un ser individual y único, destacar también la cocina propia, con menús semanales equilibrados, saludables y riquísimos!

El proyecto del centro, aprender jugando es la mejor forma de aprender y son los aprendizajes que jamas se olvidan

El profesorado, un equipo humano que te acompañan de la mano en todo este proceso de ver crecer a nuestros pequeños y te orientan en todo cuanto necesites, demostrando toda su experiencia y larga trayectoria, todo su amor y pasión por una profesión absolutamente vocacional.

Y por supuesto la participación de las familias, una comunicación maravillosa y donde las familias podemos participar de ese aprendizaje y de cada proyecto.

Giner de los Ríos un lugar que te enamora y que siempre llevaré en mi corazón, y ahora mi hijo también llevará ese recuerdo, un gran regalo para nuestros hijos!!!!

Ir al contenido