No hay palabras para definir Giner… Giner es calor, familia, tranquilidad, confianza, seguridad, casa. Desde el primer día que entramos a verlo vimos que aquello era un campo de batalla para los niños, para disfrutar, jugar, escalar, aprender, socializar y divertirse. Es un lugar por ellos y para ellos. La adaptación de los espacios es magnífica, contando con el maravilloso patio de las motos que al estar techado permite que, aunque existan días de lluvia, los niños puedan salir a desfogar y hacer uso de toda la energía que son capaces de acumular. En las clases tienen muchísimo material con el que interactúan y aprenden pasándoselo muy bien. Sorprende cuando llegan a casa y nos cuentan, la cantidad de vocabulario que tienen, las expresiones y lo entusiasmados que están. La cocina de Giner merece mención aparte, cocina casera, excelente y muy rica, preparada a diario con mucho amor y cariño por otra excepcional persona a la que niños/as, padres y madres queremos muchísimo. El nivel de socialización en Giner es muy alto, todas las personas que forman parte del colegio tienen trato entre ellas, es entrañable ver cómo interactúa el alumnado de las diferentes clases entre sí, sin importar ser grandes o pequeños/as, aprenden cómo deben cuidarse, tratarse y respetarse. El personal docente también tiene contacto con todas las clases, de esta manera, al tener contacto todas las personas entre sí, los/as niños/as siempre están con una persona conocida, siempre están tranquilos/as.

Giner no termina en Giner, Giner es para siempre, el alumnado que sale de Giner es una piña, cuando coinciden en posteriores colegios, se cuidan y protegen, sin importar la edad, entre ellos hay un vínculo y una unión difícil de describir, pero muy real y muy bonita. Describiendo lo descrito elegir Giner ya sería un acierto, pero aún hay más! La Comisión de Padres y Madres es increíble! Durante el curso se trabaja mucho para organizar actividades, teatros, preparar escenarios, adaptar el colegio al proyecto que se vaya a llevar a cabo durante cada curso. Allí hemos visto nacer dinosaurios, hemos organizado Olimpiadas, hemos viajado por el mundo, hemos conocido a científicas que han marcado un hito en la historia, nada es imposible para Giner y su Comisión de Padres y Madres. Si todo lo anterior no es suficiente…el colofón final son las convivencias, más o menos por el mes de octubre tenemos el día del huerto, para que asistamos las familias a trabajar junto a los/as peques en la preparación de la tierra, la siembra, etc., y como todo trabajo debe ser recompensado, posteriormente, para recuperar energía tenemos comida, bebida y un rato muy agradable de conversaciones entre unos y otros. En el mes de mayo tenemos otra jornada de convivencia en el Albergue de verano de la Diputación en Cerro Muriano, en la que los niños y las niñas disfrutan muchísimo de las instalaciones mientras padres y madres seguimos socializando y en junio…la fiesta de fin de curso!!! en la que niños/niñas, padres, madres, abuelos, abuelas, amigos, amigas, se lo pasan fenomenal a partes iguales, las fiestas, en los últimos años, han sido amenizadas por Planeta 80, los Tabernícolas, Autoreverse…poco más puedo añadir a esto que habla por sí solo.

Giner es una experiencia que os marcará para siempre!

Ir al contenido