“Mi experiencia fue muy bonita, recuerdo el cariño que recibía y lo mucho que disfrutaba, sobre todo en el patio. Y la comida estaba riquísima» Hace ya unos años que mi hijo terminó su etapa en Giner, y esa ha sido su reseña. Antes de que él entrara en infantil visité varios colegios, y en ninguno encontré lo que en Giner; niños felices que no se querían ir a casa y clases llenas de juguetes.

Y fue todo un acierto, es una ESCUELA maravillosa, y con mi hija ni se me ha pasado por la cabeza otra opción que no fuera Giner. Ella va feliz a su cole. Tienen unos patios maravillosos, tanto exterior como cubierto, y las clases también están geniales.

El método propio de enseñanza es fabuloso, del estilo Montessori, sin ser exactamente ese. Me encantan los proyectos anuales, y como aprenden y disfrutan los niños y niñas. Y esa imaginación maravillosa de las maestras, que lo mismo convierten un aula en un laboratorio, que en un arrecife de coral o una sala de cine… Y la oportunidad de los padres de poder participar en infinidad de actividades a través de la Comisión de madres y padres.

Y también importante la tranquilidad de saber que no hay ningún problema si el niño o niña tiene pañal, o sin tenerlo tiene algún escape, se mojan o lo que sea, que los cambian o los lavan o lo que necesiten.

Y un horario que facilita mucho la conciliación. Comida casera rica y talleres de tarde estupendos que disfrutan mucho.

Aunque es una escuela concertada (no religiosa), para primaria tienen adscripción a tres colegios públicos; La Aduana, Mediterráneo y Colón. (Mi hijo en La Aduana está contento)

Resumiendo; una escuela infantil de 10. La mejor que podemos regalar a nuestros hijos e hijas.

Ir al contenido