Sin lugar a dudas, volvería a repetir, porque no es otra escuela, es la ESCUELA, es CARIÑO, es RESPETO, es MAGIA, es ILUSIÓN, es DIVERSIÓN, es COMPROMISO, es un HOGAR, es el lugar donde aprenden a desarrollarse libremente, haciendo el JUEGO, algo fundamental, porque es lo que necesitan nuestros niños con esa edad, JUGAR. Gracias a todo el equipo por hacerlo posible y sobre todo, por cuidar de mi niña.

Ir al contenido